hace
días
horas
minutos
se clausuraron los Juegos

Estás en: Juegos Deportivos NacionalesIr a Juegos Paranacionales

Carolina y David, amor en el Green

nov 13, 2015
El campo de golf del Club Campestre de Ibagué goza de un prestigio tal en la ciudad y el departamento del Tolima, que asiduamente es visitado. Pero al acoger la disciplina de los Juegos Nacionales,  se ha hecho común desde el pasado miércoles la romería en cada uno de los 18 hoyos.  


Entre el grueso  de personas, una mujer se convierte en el centro de atención. No debería ser porque también se disputa la rama femenina. Simplemente Carolina Toro Medina sobresale porque es la caddie de David Venegas, representante de Antioquia que, luego de tres días de competencia, lidera la clasificación restando una jornada.

Esta abogada de Medellín dejó por unos días su trabajo para acompañar a quien no sólo es su partner en el Green, también el dueño de su corazón. “Nos conocimos en unas fiestas de El Retiro, empezamos a conversar, siempre hemos sido muy buenos amigos y después de siete años decidimos tener nuestra relación”, confiesa.

Ella puede decir que lo suyo fue hoyo en uno a primera vista. “Realmente toda la vida he estado cercana a este deporte, pero no soy golfista como tal, lo es mi novio que además es profesional”, dice ‘Caro’,  como le llaman cariñosamente en la delegación antioqueña.

Intenta acompañarlo en la mayoría de torneos, pero para los Juegos Nacionales, quiso estar mucho más cerca. “Ni yo se lo pedí ni él me preguntó si quería ser su caddie, simplemente se dio, tal vez por las ansias de que le vaya bien, de apoyarlo y acompañarlo, pero sobre todo, vivir su pasión y carrera”, asegura.

Al cargarle por primera vez la talega, las experiencias y anécdotas son muchas, pero ambos tienen claro algo: “Se presentan momentos tensos, de rabia incluso, pero siempre deben superarse.  Si hay una situación difícil, por más crítica que sea, no va a trascender fuera del campo”.  Dentro de él, sí  debe primar la concentración y, como tal, el lenguaje de señas también transmite sentimientos. “Lo felicito con una mirada o un gesto y él me responde de la misma forma”, confiesa Toro.

Cuando llega el momento de hablar, David lo hace más que Carolina. “El sí me dice, me felicita por lo que hago porque es un trabajo complejo, pesado, aunque observaciones como tal no nos hacemos. Todo se queda en la cancha, me da algunos tips, pero nada del otro mundo”, cuenta ella con marcado acento paisa.

También es notoria su presencia en la competencia. ¿Privilegio, presión, orgullo? Nada de eso, esta antioqueña  de 24 años simplemente asegura sentirse “rara porque sentir las miradas de todos es difícil”. Igual su timidez contrasta con la seguridad que le transmite su novio y de la forma más simple:  “Se ríe apenas. No es celoso”.  “Somos muy seguros el uno del otro”, advierte.

Esa conexión será definitiva este sábado, cuando David defienda el primer lugar. Son 206 golpes los que lo tienen en la cima. Ella prefiere así, que se hable de singular, aunque se muere de ganas por verlo con los brazos en alto. De hacerlo, podrán celebrar de inmediato. Igual, sea cual sea el resultado final, el beso está garantizado como sello de un momento que ninguno de los dos olvidará.


Prensa Coldeportes - Acord

Lista items

Desarrollado por