hace
días
horas
minutos
se clausuraron los Juegos

Estás en: Juegos Deportivos NacionalesIr a Juegos Paranacionales

Milady, el corazón más grande de los Juegos

nov 18, 2015
A Milady Cantillo Torres no le gusta el boxeo porque “eso es muy feo ver a dos hombres o mujeres dándose golpes ahí y toda esa gente aplaudiendo”, pero para colaborar voluntariamente en los Juegos Nacionales tuvo el alma y el corazón más grandes que todo El Espinal.
 

Claro, mucho tuvo que ver en esta loable labor su sangre costeña para aguantarse el ruido y ver los golpes por encima de su nobleza y espíritu de colaboración.
 
Milady es la encargada del aseo de baños, de barrer el escenario, de alzar cuanto papel y basura deja el público. Lo hizo en el coliseo Balkanes todas las noches del boxeo y ese mismo trabajo lo cumple ahora en La Magdalena, en un espectáculo más agradable para sus ojos.
 
Recoge unos 150 mil pesos diarios producto de las entradas del público a los baños, por la que cobra “500 pesitos por cabeza”. Suma que reparte “entre las otras cinco señoras que también hacen las labores de mantenimiento en baños y el coliseo en general. “Nos sirve para llevar comida a casa”, destaca.
 
No tienen sueldo alguno, vinieron por su cuenta y están satisfechas de poder ayudar a que los deportistas y visitantes se sientan felices en El Espinal. “Estoy agradecida con Dios y con el gobierno porque me regalaron una casita hace dos años en la Ciudadela y por eso estoy aquí. Nadie me contrató, quise venir porque sí”, dijo de manera contundente esta mujer que se vino de la Costa hace 26 años a buscar un mejor futuro.
 
Pero lo más trascendental en la vida de Milady y tal vez en la de todos los Juegos Nacionales es el corazón grande para el servicio. Su interés especial tiene otros objetivos. Más allá de la una de la mañana, aún está en el escenario porque es la última persona en abandonarlo. Debe recoger todas las tapas de frascos y botellas que deja el público para ayudar a los niños con cáncer a través de una fundación.
 
Cada noche despide a los asistentes con una sonrisa y  les advierte que “si van a tomarse unas copitas, por favor traen la tapitas de las botellas”. “Esos pequeños las necesitan y nosotros lo único que hacemos es patearlas”, dice.


Prensa Coldeportes - Acord
Desarrollado por